Manuel Usandizaga Calparsoro
Manuel Usandizaga Calparsoro

      Algunas personas no quieren recurrir a métodos contraceptivos como la píldora, dispositivos intrauterinos, implantes, inyectables o los métodos de barrera como los preservativos. Los motivos pueden ser variados, incluyendo el miedo a posibles efectos secundarios desfavorables, con lo que a veces se buscan alternativas. Suele hablarse entonces de métodos anticonceptivos naturales y en general se trata de procedimientos basados en el conocimiento de los días fértiles. También se utiliza el nombre de métodos sintotérmicos, porque la identificación de la ovulación y por lo tanto de los días fértiles, se basa habitualmente en tres cosas: la duración del ciclo menstrual, los cambios en la temperatura corporal y las características del moco cervical.

 

     Los nombres que se asocian al estudio de los métodos naturales de planificación son los de Ogino, Knaus, Döring, Billings y Rötzer. Para hacernos una idea del largo periodo de tiempo que se llevan estudiando estos métodos, podemos fijarnos en que Ogino nació en 1882.

 

     Al considerar la eficacia hay que tener en cuenta que una identificación muy precisa de los días fértiles no sirve de nada sin la abstención de relaciones durante esos días. Al considerar el porcentaje de embarazos que pueden esperarse en el primer año de uso típico, las cifras que he encontrado son de un 25%. La fuente es una publicación de la Organización Mundial de la Salud

http://whqlibdoc.who.int/publications/2012/9789243563886_spa.pdf  Página 5, Tabla I. (consultado en abril de 2018)

 

     Generalmente se dice que es necesario un periodo de aprendizaje de dos o tres meses, además de recibir instrucción formal y personal para llegar a manejar adecuadamente estos procedimientos. Dar este tipo de formación compleja está mucho más allá de las posibilidades de esta nota, por lo que voy a limitarme a comentar procedimientos que no necesitan grandes habilidades para usarse. Me han llamado la atención porque, al menos inicialmente, se trata de métodos que podemos considerar extremos desde el punto de vista de la tecnología: uno usa una especie de ábaco y los otros un algoritmo informático basado en análisis de orina o medidas de temperatura.

 

     El método de los días estándar se basa en identificar sobre el calendario los días fértiles en mujeres con ciclos menstruales regulares que duren entre 26 y 32 días. Se trata de una pulsera con cuentas de distintos colores y un anillo elástico. El primer día de la regla se coloca el anillo de goma sobre una cuenta roja. Después hay que mover el anillo una cuenta cada día. El color de las cuentas indica si hay una probabilidad alta de embarazo o si se trata de días muy probablemente infértiles. Cuando empieza otra regla se saltan las últimas cuentas y se vuelve a la cuenta roja.

 

     Las pulseras no son fáciles de encontrar, pero pueden comprarse buscando CycleBeads Amazon.com. Si no te empeñas en usar un método de baja tecnología hay una app de CycleBeads para instalar gratuitamente en el teléfono móvil. Se puede elegir entre una representación gráfica de la pulsera o del calendario. Además registra el historial de ciclos y te envía notificaciones: primer día fértil, ciclos fuera de rango, etc.

 

     Si saltas del ábaco a los algoritmos informáticos el primer procedimiento que yo sepa que se comercializó en España fue el método Persona. Para determinar los días fértiles se basa en análisis de orina usando unas varillas desechables. Yo lo he encontrado como monitor anticoncepción Clearblue Persona en Amazon.es. Siguiendo con la informática, otra propuesta es la que se basa en la medida diaria de la temperatura basal. No necesita ir comprando material desechable y está disponible en dos variantes en Cyclotest Amazon.es

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Manuel Usandizaga Calparsoro