Manuel Usandizaga Calparsoro
Manuel Usandizaga Calparsoro

La listeriosis es una enfermedad causada por la Listeria monocytogenes que es una bacteria que puede encontrarse en la tierra y en alimentos refrigerados. Puede producir infecciones graves como sepsis o meningitis que pueden ser mortales. Afecta más frecuentemente a personas con problemas de inmunidad como enfermos de cáncer o VIH positivos o en tratamiento con inmunosupresores o corticoides. Si una embarazada contrae la enfermedad puede ocurrir un parto prematuro, la infección del recién nacido e incluso su muerte. Otros grupos de riesgo son las personas de edad avanzada y las que pertenecen a grupos socioeconómicos desfavorecidos.

 

No puede considerarse como una enfermedad frecuente. Para hacerse una idea puede considerarse la cifra de infecciones por listeria en embarazadas que se afirma que hay en E.E.U.U.: 3 por cada 100.000. Entre las enfermedades adquiridas a través de los alimentos, la listeriosis no destaca por la frecuencia, sino por la mortalidad. Hay que tener en cuenta que la Listeria tiene una especial capacidad para reproducirse a las temperaturas que suelen mantener las neveras domésticas.

 

La embarazada puede reducir su riesgo de tener una listeriosis prestando atención a la seguridad de sus alimentos. Se recomienda no consumir leche no pasteurizada o quesos hechos con leche sin pasteurizar. Como recomendación general habría que evitar los quesos blandos como los feta, brie, camembert, de Burgos y todos los azules como roquefort y gorgonzola. En las etiquetas de los quesos suele constar si se han elaborado con leche cruda y esos son los que hay que evitar. Hay que cocinar completamente la carne, el pescado y los huevos, hasta que la yema esté dura. Los embutidos, fiambres y carnes frías que se conserven refrigerados deben calentarse hasta que estén humeantes. Es preferible evitar los patés refrigerados, pero es posible comer los envasados y enlatados siempre que se consuman inmediatamente después de abrir el envase.

 

Es importante todo lo relacionado con la manipulación de alimentos. Hay que lavar cuidadosamente las frutas y verduras que se comen crudas. En la nevera deben separarse las carnes crudas de los alimentos ya cocinados y de las frutas, verduras y hortalizas. Hay que lavarse las manos concienzudamente antes de preparar la comida y antes de comer. Hay que lavar los cuchillos, tablas de cortar y encimeras, después de manipular alimentos crudos.

 

Las sobras deben guardarse en el refrigerador en las primeras dos horas después de cocinarlas, en recipientes con tapa, preferiblemente aplanados y comerlas en cuatro días. Pueden usarse termómetros para asegurarse que la nevera no sube de 4ºC y el congelador de -18ºC.

 

Puede obtenerse más información en unas páginas web de los CDC (Centers for Disease Control and Prevention) que es una agencia gubernamental de E.E.U.U. Además de la versión en inglés tienen una versión original en español:

 

http://www.cdc.gov/listeria/pdf/vital-signs-food-safety-spanish-508c.pdf

http://www.cdc.gov/spanish/listeria/prevention.html

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Manuel Usandizaga Calparsoro