Manuel Usandizaga Calparsoro
Manuel Usandizaga Calparsoro

La elección de un método anticonceptivo puede ser difícil para algunas mujeres y las dudas pueden centrarse en dos problemas, los efectos secundarios y la eficacia. Los comentarios sobre efectos secundarios están recogidos en el apartado de elegibilidad y aquí vamos a centrarnos en la eficacia.

 

A menudo al hablar de la eficacia de un anticonceptivo se habla del número de embarazos por cien años / mujer. Esta cifra se podría calcular observando a cien mujeres durante un año o a 10 mujeres durante 10 años o a 50 mujeres durante dos años, etc.  Se conoce como índice de Pearl por el nombre de quién lo propuso hace más de 80 años. Manejar esta cifra tiene algunos inconvenientes, ya que se basa en la suposición de que la posibilidad de quedarse embarazada permanece constante con el paso del tiempo. Sin embargo esto no es así y la mayoría de los embarazos no deseados ocurren al principio de la utilización de cualquier método, primero porque con el tiempo el manejo se perfecciona, segundo porque con la edad disminuyen las posibilidades de quedarse embarazada, tercero porque al inicio de una relación la frecuencia de relaciones sexuales es mayor y cuarto porque la paciente infértil por cualquier otra causa, seguirá usando el método durante mucho tiempo encantada con su eficacia.

 

Aparte del índice de Pearl, otros términos de valor dudoso son los llamados “fallos del método” y “fallos de la usuaria”. Los primeros ocurren con el uso sin errores del método y los segundos son consecuencia precisamente de esos errores. Claro que hay que tener en cuenta que si un método es muy farragoso o exige un cumplimiento estricto y laborioso o tiene efectos secundarios desagradables, lo que hace es aumentar los riesgos de que se produzcan fallos de la usuaria.

 

En conjunto uno se queda con la impresión de que la eficacia de los anticonceptivos está hasta cierto punto sobrevalorada, ya que suelen manejarse las cifras que se consiguen con un uso perfecto de los métodos y se olvidan las que son consecuencia de lo que puede llamarse el uso típico o habitual. Para empeorar las cosas hay que tener en cuenta la diferente información que se recibe de los fallos de distintos métodos. La mujer que se quede embarazada con un DIU es muy probable que lo cuente y diga: me pusieron un DIU y me quedé embarazada. Sin embargo un despiste con la píldora es menos probable que se cuente.

 

La mejor información sobre la eficacia de los anticonceptivos se obtiene al considerar el número de embarazos que se observan durante el primer año de uso de un método determinado y puede considerarse el uso perfecto, el que hacen las personas perfectas y el uso típico, el que hace las personas típicas o estándar. También hay que tener en cuenta que las cifras se analizan de acuerdo con el concepto frecuente en los ensayos clínicos de “intención de tratar”. Esto quiere decir que si una paciente sale de la consulta con determinado método, se registrará si se queda embarazada durante el siguiente año con independencia de si lo usa o no. Por ejemplo, una receta de píldora anticonceptiva que se usa sólo durante cuatro meses por considerar inaceptables los efectos secundarios, seguida por un embarazo al cabo de otros cuatro meses será un fallo del uso típico de ese método.

 

A continuación recojo una tabla con los embarazos que pueden esperarse durante el primer año de uso de diferentes métodos, Cuánto menos a menudo se tenga que hacer algo: comprar y ponerse preservativos, tomarse una pastilla, ir a que te pongan una inyección o ponerse un DIU, más aumenta la eficacia del uso típico de un procedimiento anticonceptivo.

 

 

% de mujeres con embarazo en el primer año de uso

método

uso típico

uso perfecto

Implante de gestágenos

0,05

0,05

DIU de gestágenos

0,2

0,2

DIU de cobre

0,8

0,6

Esterilización masculina

0,15

0,1

Esterilización femenina

0,5

0,5

Inyectables de gestágenos

3

0,3

Píldora, anillos, parches

8

0,3

Preservativos

15

2

Marcha atrás

27

4

Ninguno

85

85

 

Fuente: Trussell J. Contraceptive efficacy. Citado por OMS

http://whqlibdoc.who.int/publications/2012/9789243563886_spa.pdf 

Página 5, Tabla I.

 

También hay disponible un esquema gráfico:

http://www.arhp.org/uploadDocs/WHOChart.pdf

Ambas fuentes consultadas en abril de 2018. 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Manuel Usandizaga Calparsoro